La organización mundial de la salud define a un paciente con Baja Visión como aquella persona quien presenta una disminución de la visión incluso luego de tratamiento y/o corrección refractiva estándar (cirugía, anteojos o lentes de contacto); pero quien usa o es potencialmente capaz de usar su visión para planear y realizar tareas de la vida diaria.

Las personas más afectadas por condiciones visuales que generen baja visión son aquellas con enfermedades de:

  • RETINA
  • GLAUCOMA
  • NERVIO ÓPTICO Y VÍAS VISUALES
  • CORNEA
  • ENFERMEDADES CONGÉNITAS

Los pacientes con baja visión presentan distintos impedimentos en su vida diaria relacionados con su visión los cuáles disminuyen su calidad de vida.

El propósito de la consulta de baja visión es mejorar la cantidad y calidad de visión de estos pacientes por medio de correcciones ópticas de vanguardia. Mejorando por consiguiente su calidad de vida.

La consulta es realizada por un especialista en Baja Visión quién evaluará su función visual y le dará una prescripción que le ayudará a mejorar sus necesidades visuales de la vida diaria.